En

Blog

10/10/2018

La importancia de desarrollar inteligencia emocional

"La empatía se trata de encontrar ecos de otra persona en ti mismo ”. Mohsin Hamid

Navegar las emociones es una actividad compleja y a menudo guía el proceso de pensamiento y las acciones. De acuerdo a investigadores Peter Salavoy y John Mayer, la inteligencia emocional, o la capacidad de evaluar el entorno y comprender las emociones y las personas que los rodean, es un fuerte indicador de la conciencia social. A medida que los niños exploran el mundo que los rodea, son susceptibles de ser influenciados para formar nuevas perspectivas y adoptar nuevos comportamientos. Los niños que aprenden a conectar sus propias experiencias con quienes los rodean interactúan de una manera que promueve un entorno mucho más seguro y confiable. Al enseñarles empatía a nuestros hijos, fomentamos una autoconciencia más profunda de cómo cultivar relaciones sólidas y responder adecuadamente a situaciones personales, interpersonales y externas. A continuación, describimos algunas estrategias, así como sus beneficios a largo plazo, que pueden ayudar a su hijo a desarrollar una mayor inteligencia emocional y convertirse en un individuo más seguro e independiente.

Cómo podemos ayudar a desarrollar la inteligencia emocional

Podemos aumentar la conciencia emocional de nuestro hijo fomentando conversaciones abiertas y sinceras. Al dar la bienvenida a los pensamientos y preocupaciones de nuestros hijos, les permitimos un espacio para ser vulnerables sin juicio.

Simplemente preguntar "¿por qué?" Es un método efectivo para comunicarse con su hijo. Esto les da la oportunidad inicial de examinar y analizar la situación de forma independiente y comprender por qué reaccionan de cierta manera antes de recibir su opinión. Esta práctica también fortalece sus habilidades sociales al alentarlos a tomar en cuenta los pensamientos y sentimientos de los demás al tiempo que aprenden el autocontrol. Las emociones pueden operar en un espectro, y ayudar a sus hijos a identificar estas capas puede ser beneficioso para su autoconciencia.

También es beneficioso tomarse un tiempo para reconocer los éxitos de su hijo y elevarlo en momentos de fracaso. Los niños aprenden a comunicarse observando e imitando a sus padres y cuidadores, por lo tanto, cuando se comunique con otra persona, enfatice escuchar antes que responder. Haga una pausa por un breve momento y dele a sus hijos el centro del escenario.

También podemos ayudar a desarrollar la inteligencia emocional de nuestros hijos alentándolos a sentir curiosidad. Observar y ser sensible a muchos entornos y contextos diferentes puede mejorar la capacidad de adaptarse a situaciones impredecibles. Anime a su hijo a prestar atención a cómo funciona el mundo a su alrededor. Participar en la narración oral, escribir o actuar en una obra de teatro puede ayudar a su hijo a experimentar la vida fuera de sus propios zapatos.

La forma más efectiva de desarrollar inteligencia emocional en nuestros hijos es hacer que cuestionen constantemente las cosas mirando dentro. Bríndeles el espacio y el tiempo para explorar sus entornos y dejarse cautivar incluso por las cosas más simples.

La inteligencia emocional puede ayudar a la creatividad

Nuevo investigación indica que una alta inteligencia emocional puede beneficiar el rendimiento creativo, incluso durante los bloqueos creativos. Un niño puede aumentar sus habilidades de resolución de problemas de manera exponencial al participar en actividades que promuevan el uso de su imaginación. Al hacer esto, se volverán más perceptivos de los patrones que les permitirán pensar en soluciones innovadoras en su vida diaria, que van desde la escuela hasta el tiempo de juego.

Una imaginación rica también puede crear una perspectiva más positiva. Una persona con muchas ideas verá varios ángulos en lugar de uno, promoviendo la posibilidad y otras vías para el éxito. La positividad en los niños también puede promover una mentalidad saludable y, por lo tanto, exhibir un mejor comportamiento presente y futuro. Fomentar la creatividad en sus hijos, en lugar de disminuirla, puede conducir a un gran autodescubrimiento.

La inteligencia emocional crea un carácter fuerte

Tener inteligencia emocional puede permitir que una persona tenga más confianza en sí misma. De acuerdo a un estudiar publicado en The National Academies Press, la autoconfianza puede conducir al éxito en diversos entornos. La confianza en sí mismo a menudo se encuentra en muchos líderes competentes, ya que están seguros de sí mismos con su progreso personal y en sintonía con las necesidades y objetivos de su equipo.

La inteligencia emocional también aumenta las habilidades de comunicación y gestión; Los líderes pueden evaluar el paisaje y ver el panorama general sin descuidar los detalles menores. Cuando un individuo es consciente de sí mismo y de su entorno, está mejor equipado para comprender a los demás y disminuir la probabilidad de conflicto o malentendido.

Anime a su hijo a convertirse en grandes compañeros de equipo y líderes aumentando la interacción social entre sus compañeros y manteniendo debates importantes. Inscríbalos en ligas deportivas o lecciones de música, o apoye a sus pequeños empresarios organizando una venta de pasteles o un puesto de limonada en su vecindario o escuela.

Exhibir una alta inteligencia emocional puede permitirle a uno manejar mejor los desafíos y mantenerse positivo ante la adversidad. Los obstáculos pueden verse como oportunidades. Los niños que están en sintonía con sus emociones pueden incluso estar dispuestos a comprender y explorar la raíz de su malestar en lugar de suprimirlo y participar en un comportamiento negativo. Pueden usar la retroalimentación a su favor para mejorar su rendimiento en lugar de quedar paralizados por ella. Como padres y cuidadores, es importante brindar apoyo y recursos a su hijo a medida que se someten a su desarrollo emocional y mental.

La inteligencia emocional crea vínculos duraderos

La inteligencia emocional le permite a su hijo crear fuertes conexiones con quienes lo rodean y construir relaciones impactantes. Los niños que son empáticos con sus compañeros tienen más probabilidades de establecer confianza y respeto. De acuerdo a un estudiar por la Universidad de Wolverhampton, a los niños con altos niveles de inteligencia emocional también les resulta más fácil adaptarse y mantener nuevas amistades, teniendo interacciones sociales más favorables con aquellos que son diferentes a ellos.

Cuando ves la inteligencia emocional como una herramienta que te ayudará a crear amistades duraderas y cultivar un vínculo más cercano con tu propio hijo, estás liderando con el ejemplo y estableciendo el tono para sus futuras relaciones.

Artículos relacionados