En

Blog

03/22/2019

La importancia de una comunidad para adolescentes

Para los padres, la adolescencia puede ser difícil. Afortunadamente, no tienes que hacerlo solo. Si bien puede parecer que se necesita una aldea para criar a un niño, muchos olvidan que también se necesita una comunidad para criar a un adolescente. La importancia de una comunidad puede ser primordial para un niño, especialmente cuando ingresa en la adolescencia. Si bien una comunidad puede basarse únicamente en su ubicación geográfica, no tiene que ser así. De hecho, la palabra "comunidad" tiene dos definiciones diferentes.

  1. La comunidad se puede definir como "un grupo de personas que viven en el mismo lugar o que tienen una característica particular en común";
  2. "Un sentimiento de comunión con los demás, como resultado de compartir actitudes, intereses y objetivos comunes".

Si bien puede involucrarse en su comunidad a través de sus vecinos, la escuela de sus hijos, su ciudad o incluso dentro de su estado, usted y su adolescente también pueden encontrar la comunidad en valores compartidos. Su familia puede encontrar un fuerte sentido de comunidad en su iglesia, mientras juega en un equipo deportivo o incluso a través de plataformas en línea.

De hecho, muchos adolescentes encuentran una comunidad propia con compañeros que comparten sus intereses (como videojuegos, maquillaje, arte u otras actividades). En general, la comunidad se caracteriza por un grupo de personas que se preocupan entre sí y sienten que pertenecen juntas. Un grupo puede ayudar a proporcionar un sentido de pertenencia, apoyo mutuo, mayor influencia y exploración para los jóvenes adolescentes.

Los beneficios de la comunidad

Estos son solo algunos de los muchos beneficios de establecer un sentido de comunidad para su adolescente:

La comunidad satisface las necesidades sociales

Si aún no lo ha notado, los amigos de su adolescente son algunas de las personas más importantes en su vida. De hecho, muchos adolescentes priorizan las amistades sobre cualquier otra relación. Si bien esto puede ser frustrante a veces, en realidad es una etapa completamente normal de desarrollo infantil saludable.

Su hijo está aprendiendo a diferenciarse de usted, sus hermanos y su familia de origen, a fin de desarrollar su propia identidad y sentido de identidad. Esto no significa que no te quieran ni te aprecien. Como padres, tienen la oportunidad de ser la persona más estable en la vida de su juventud. Este papel es tan crítico para su inteligencia emocional del niño y desarrollo.

Por otro lado, una comunidad saludable puede ayudar a desarrollar las habilidades de socialización de su hijo. Con suerte, los compañeros en la comunidad de su hijo son alentadores y crean un impacto positivo. Si no, puede ser hora de hacer algunos cambios.

La comunidad satisface las necesidades prácticas

En algunos casos, los padres pueden incluso depender del grupo social de sus hijos y de sus compañeros. Ya sea que necesite un padre de confianza para recoger a su hijo de la práctica de fútbol o que le brinde una mano extra después de la escuela, los padres también pueden beneficiarse de estas oportunidades.

La comunidad satisface las necesidades emocionales

Es fundamental que su hijo aprenda transparencia, vulnerabilidad, madurez emocional, confianza y regulación emocional. Como padres en una comunidad cercana, tenemos la responsabilidad de apoyarnos mutuamente, en los buenos tiempos y en los malos. Por mucho que necesitemos estar disponibles dentro de nuestra comunidad para los demás, también debemos tener el coraje de preguntar y contactarnos cuando necesitemos apoyo.

En general, es importante que los niños vean a sus padres involucrados en una comunidad. Su adolescente puede aprender esto mirándolo e interactuando cuando tenga la edad suficiente. Los adolescentes también pueden aprender mucho sobre la compasión cuando forman parte de una comunidad fuerte.

La comunidad protege contra el egoísmo

Muchos padres dicen que sus hijos parecen ser egoístas o reservados al ingresar a la adolescencia. Afortunadamente, ser parte de una comunidad sólida sirve como salvaguarda contra esto. La comunidad abre nuestros ojos a las necesidades de otras personas que nos rodean. Una comunidad puede ayudar a que su hijo tenga este comportamiento dándoles la responsabilidad y la oportunidad de mirar hacia afuera.

Una forma de brindarle a su hijo nuevas oportunidades que pueden tener un impacto positivo es involucrarlo en el trabajo de servicio. Hacer un proyecto de servicio comunitario juntos siempre es una excelente manera de demostrar la importancia de pertenecer. La investigación ha demostrado que involucrar a los adolescentes en el servicio comunitario beneficia tanto a ellos mismos como a aquellos a quienes sirven. Dos aspectos de la efectividad de los adolescentes voluntarios son el desarrollo general para el joven y el apoyo que encontrará a través de una mayor participación en la comunidad.

Comunidad enseña resolución de conflictos

Si reúnes a cualquier grupo de personas, el conflicto es inevitable. Afortunadamente, estar inmerso en una comunidad saludable puede enseñarle a su adolescente habilidades efectivas de resolución de conflictos y toma de decisiones.

La comunidad brinda la oportunidad de perdonar

Del mismo modo, un grupo de apoyo le brinda a su adolescente la oportunidad de aprender a perdonar. Para mantener relaciones saludables con los demás, ambas partes deben poder practicar el perdón. Aprender a perdonar, reconstruir la confianza y avanzar es imprescindible para convertirse en un individuo completo más adelante en la vida.

La comunidad nos desafía

Nuestro grupo social tiende a desafiarnos y puede ayudar a sacar a nuestros adolescentes de sus zonas de confort. Una comunidad fuerte debería desafiar a su hijo a convertirse en una mejor persona. Ya sea que necesiten una nueva perspectiva de la vida, una nueva habilidad o pasatiempo, o un equipo de apoyo para ayudarlos en los momentos difíciles, la comunidad puede ayudar.

La comunidad puede apoyarlo como padre

Como padres, a menudo olvidamos que también necesitamos apoyo. Los padres de los amigos de nuestros hijos u otros adultos en nuestra comunidad pueden ayudar a brindar aliento, apoyo, asesoramiento y ayuda. A menudo, las personas en la comunidad de nuestros hijos también pueden ayudar a apoyar nuestras decisiones de crianza.

Los adolescentes tienen más probabilidades de recibir consejos y correcciones de un adulto que no sean sus padres. Ayude a su adolescente a encontrar un mentor adulto positivo o desarrolle relaciones con otros adultos afectuosos en sus vidas. Esto puede ayudar a cerrar las brechas de comunicación y ayudar a desarrollar las habilidades para la vida de su hijo adolescente.

La comunidad cambia nuestra perspectiva

Por otro lado, ser parte de una comunidad fuerte puede ayudar a cambiar nuestra perspectiva de nuestros adolescentes o incluso nuestras propias prácticas de crianza. Incluso como adultos, deberíamos estar constantemente creciendo y aprendiendo. Para nuestros adolescentes, estar separados de una comunidad también puede ayudarlos a cambiar su perspectiva también.

Señales de una comunidad saludable

Si bien una comunidad sólida y sólida puede proporcionar enormes beneficios para usted y su adolescente, es importante reconocer que no todas las comunidades son iguales. Es importante hacer estas diez preguntas con respecto a cualquier comunidad de la que su adolescente se convierta en parte:

  1. ¿Es saludable?
  2. ¿Esta comunidad está ayudando (sin presión de grupo) a mi adolescente o nuestra familia?
  3. ¿Es la comunidad auténtica y genuina?
  4. ¿Los miembros se apoyan mutuamente y se hacen responsables mutuamente?
  5. ¿Sienten que realmente pertenecen?
  6. ¿Tiene esta comunidad un nivel de diversidad y es inclusivo para aquellos que no son "como ellos"?
  7. ¿Esta comunidad está enfocada hacia afuera?
  8. En general, ¿compartimos los valores de esta comunidad?
  9. ¿Su adolescente QUIERE pertenecer a esta comunidad?
  10. ¿Tengo yo o mi adolescente el poder de hacer que la comunidad sea saludable o invocar un cambio positivo?

Si la respuesta es afirmativa a la mayoría de estas preguntas, lo más probable es que su hijo adolescente forme parte de una comunidad saludable que satisfaga sus necesidades. Sin embargo, si respondió no a una o más de estas preguntas, puede ser hora de reevaluar los lazos de su adolescente con la comunidad de la que se ha convertido.

Cómo ayudar a su adolescente a construir lazos sanos con la comunidad

Si su adolescente es parte de una comunidad poco saludable o no tiene ningún vínculo comunitario, ayudarlo a desarrollar relaciones de calidad puede ser difícil. Aquí hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a su hijo adolescente:

Construir su confianza

Si bien es posible que no hablen abiertamente sobre esto con usted, la adolescencia puede ser la más difícil. Su hijo está lidiando con hormonas, cambiando grupos de pares y grandes eventos de la vida, mientras que a veces lucha con baja autoestima. Desafortunadamente, esto puede hacer que se aíslen e ignoren los consejos de sus compañeros adultos o modelos a seguir.

Como padre, es su trabajo hablar con su hijo e intentar que se sienta lo más cómodo posible. Ya sea al elogiarlos por sus buenas calificaciones o lograr algo en la escuela, encuentre diferentes maneras que les ayuden a construir su confianza. Si usted como padre puede modelar este comportamiento usted mismo, su hijo adolescente puede aprender con el ejemplo.

Si cree que puede ayudar a su adolescente a mejorar de alguna manera, diga algo. Como siempre, asegúrese de que provenga de un lugar de paciencia y amabilidad. Cuanto más pueda empoderar a su adolescente para que desarrolle habilidades positivas de comportamiento y para la vida, más seguro estará cuando formen parte de una comunidad por su cuenta.

Modelo de resolución de conflictos

Según los prominentes modelos y profesionales de la terapia, es importante ayudar a su adolescente a comprender que el conflicto es una parte natural de las relaciones. Incluso los mejores amigos van a tener peleas, pero no todos los argumentos significan el fin de una amistad o comunidad. Ayúdelos a trabajar en la "lucha justa" y reconocer cuándo tomar un descanso de una discusión para refrescarse.

Particularmente cuando se trata de las redes sociales, donde los malentendidos son comunes y los conflictos pueden descontrolarse rápidamente, enséñele a su adolescente el valor de decir: “Creo que ambos estamos realmente molestos. Hablemos de esto en persona mañana ”. La mejor manera de hacerlo es modelar una resolución saludable de conflictos usted mismo.

Su adolescente está observando cómo maneja los conflictos con su cónyuge, pareja, amigos, compañeros de trabajo y especialmente cómo aborda las áreas de conflicto entre usted y su adolescente. Cuando les demuestre que el conflicto es una parte normal de la vida, y no es algo que temer o evitar, será más probable que participen en la comunidad y permanezcan unidos a ellos incluso cuando se enfrenten a un conflicto.

Ayuda a conectarlos

A veces, su hijo necesita orientación cuando establece relaciones positivas en su escuela o grupo social. Si bien esto no es tan simple como organizar fechas de juego para ellos en la infancia, aún puede ayudarlos a encontrar una comunidad en su adolescencia. Alentarlos a involucrarse en un deporte, un pasatiempo, un club después de la escuela o un grupo juvenil puede ser de gran ayuda cuando sea el momento de construir una comunidad con personas de ideas afines.

Otra forma de hacerlo es participar en el servicio comunitario como familia. Cuando sirven a otros en su comunidad, se sentirán más involucrados en el bienestar del grupo y estarán más abiertos a hacer conexiones con otros (especialmente si se trata de un proyecto de servicio grupal).

En general, ayudar a su hijo a construir conexiones dentro de una comunidad de apoyo tiene enormes beneficios. La necesidad de amor y pertenencia son parte de nuestras necesidades básicas como seres humanos. Desarrollar un sentido de comunidad brinda apoyo, orientación y habilidades beneficiosas para la vida tanto para usted como para su hijo adolescente.

Para obtener más recursos útiles sobre cómo participar en su comunidad, comuníquese con nuestro equipo en Children’s Bureau hoy.

Artículos relacionados